Conocer el burro

Una cosa dice el burro y otra el que lo esta enjalmando

Bien conocido y mal entendido, el burro es por cierto primo del caballo, pero un primo algo lejano. Por naturaleza mucho menos asustadizo que el caballo, y bastante más pensador, el burro es visto con demasiado facilidad como un animal bruto, terco, rebelde y rencoroso y por lo tanto no de fiar. Desde otra punta de vista, es un peluche encantador.

A las distintas percepciones de la naturaleza del burro corresponden las distintas maneras de educar a estos animales inteligentes, valientes, receptivos a la buena enseñanza y reacios a la mala: si se rinden ante una educación brutal, pueden convertirse más tarde en un verdadero peligro.

El burro bien tratado es al contrario un animal confiado, estable, previsible, sociable e intrínsecamente más cerca del humano que el caballo. Además tiende a ser más resistente físicamente y en el trabajo puede rendir relativamente más que un caballo, teniendo en cuenta la diferencia de tamaño.

En este cursillo veremos como es tener un burro como animal de compañía que también puede montarse y usar para carga y tracción - un compañero útil, un verdadero todo terreno. Ves burro y se te antoja el viaje.

Este sitio web usa cookies. Saber más Acepto